Los demócratas pagarán el precio tras la reciente votación

Los demócratas finalmente han impulsado otra ola de gastos radicales a través del Senado de los Estados Unidos. Joe Manchin, el mismo Joe Manchin que insistió en que gastar más era una idea terrible, ayudó a escribir la nueva "Ley de Reducción de la Inflación".

El proyecto de ley, que alcanzó el hito gracias al voto decisivo de la vicepresidenta Kamala Harris, no hará nada por la inflación. De hecho, la mayoría de los expertos económicos creen que el proyecto de ley empeorará las cosas. El razonamiento de los demócratas es que la legislación ayudará financieramente a todos los estadounidenses.

Él no. Es un enorme paquete de gastos que utiliza poderes fiscales ocultos para apuntar a prácticamente todos los estadounidenses. La ley de reducción de la inflación es una gran mentira. La mayor parte del proyecto de ley entrega a los donantes radicales para el cambio climático de los demócratas cargados de efectivo e incentivos.

El proyecto de ley ofrece descuentos para todo tipo de gastos relacionados con el cambio climático. Pero ninguno de estos cae en el soporte económico de los estadounidenses comunes. Una vez más, la clase media pagará la factura para que los demócratas puedan implementar su programa radical de cambio climático.

Los legisladores republicanos insisten en que los demócratas pagarán el precio de aprobar la llamada ley para reducir la inflación. Primero, según el Instituto para la Investigación de la Energía, el proyecto de ley Manchin-Schumer aumentará los costos de los combustibles fósiles para los estadounidenses.

Aquí es donde la afirmación de Joe Biden de que la legislación “no sube los impuestos a nadie que gane menos de 400.000 dólares al año” es un truco. Si bien es posible que la tasa impositiva efectiva no aumente, los estadounidenses de clase media pagarán más por todo, especialmente por la energía.

El proyecto de ley también "eclipsa" al IRS, lo que significa que más estadounidenses de ingresos medios pueden contar con ser investigados. Los estadounidenses de clase media, a diferencia de los extremadamente ricos, no pueden permitirse contratar abogados para luchar contra el IRS. Se instalarán y sí, lo pagarán.

Pero el mayor cambio en los costos de la ley de reducción de la inflación se deberá a lo que no hace. El proyecto de ley no reducirá la inflación. La mayoría de los expertos, incluido un informe de la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad Liberal de Pensilvania, insisten en que podría empeorar las cosas.

Los precios de la gasolina han caído levemente en los últimos 30 días. es un espejismo Es difícil entender cómo algunos estadounidenses pueden sentirse felices por un promedio nacional de más de $ 4.00 por galón de combustible. Estos son los mismos estadounidenses que repostaban por menos de 2,50 dólares el galón hace un año.

Esta siempre ha sido la estratagema. Establece el nivel de las regulaciones energéticas tan alto que eleva el precio de la gasolina por encima de $ 5.00 por galón. Entonces, permita algunos cambios de política para bajar el precio unos centavos y proclame a usted mismo el salvador de la crisis del combustible estadounidense. Qué vergüenza.

Al aprobar la Ley de Reducción de la Inflación, la izquierda radical vuelve a apuntar a la industria estadounidense de combustibles fósiles. Los precios comenzarán a subir. A medida que aumentan los costos del combustible, también aumentará el precio de los bienes. No hay manera de evitarlo. La economía no mejorará. Se pondrá peor.

Es la matemática de cómo se fabrican los productos y cómo estos productos llegan a nuestros estantes. La inflación continuará, por lo que las tasas de interés aumentarán. Los estadounidenses seguirán pagando más por todo lo que compran, mucho más por muchas cosas.

Esto le costará a la familia estadounidense promedio miles de dólares más por año. Aunque la legislación de juerga de gastos no tiene un lenguaje directo que grava a la clase media estadounidense, el proyecto de ley apunta a estos estadounidenses con problemas.

La ley de reducción de la inflación es una farsa. Pasará y se convertirá en ley. Habrá algunos regalos; folletos que hacen que algunas personas se sientan "maravillosas" por los demócratas. Sin embargo, la mayor parte del país seguirá luchando, y la mayoría aún más.

Los estadounidenses deben estar seguros de que haremos algo en noviembre. Mantenga suficiente gasolina en el tanque para llegar a nuestro centro de votación local. Una vez que lleguemos allí, debemos mostrarles a estos demócratas radicales lo que pensamos de sus despreocupados esquemas de impuestos y gastos. ¡Vótalos fuera del sitio!

Los puntos de vista y las opiniones expresadas en este documento son únicamente del autor del artículo y no necesariamente compartidas o respaldadas por SteadfastClash.com

No toleramos comentarios que contengan violencia, racismo, blasfemias, blasfemias, todo en mayúsculas o comportamiento grosero. Gracias por trabajar con nosotros para mantener un entorno público cortés y servicial en el que podamos participar en un discurso razonable.

¿Que te ha parecido? post

Te puede interesar!

Subir